Fábula del perro y la liebre

Un perro de caza atrapo un dia a una liebre, y a ratos la mordia y a ratos la lamia el hocico.

Cansada la liebre de esta cambiante actitud dijo:

-Deja ya de morderme o de besarme, para saber yo si eres mi amigo o eres mi enemigo.

«No deja dormir tranquilo la terca incertidumbre»

Ir arriba