Viaje a las profundidades del mar

En verano, Lucia y su padre se fueron de vacaciones a una isla remota y paradisíaca, perdida en algún lugar del sudeste asiático.

Estaban alojados en una cabaña junto a la playa, en un lugar hermoso donde la arena era dorada, el mar azul y el cielo casi violeta.

El padre quería enseñar a su hija a bucear. Todas las mañanas, se ponían las gafas y las aletas y se sumergían bajo las olas para examinar las maravillas que se esconden en las profundidades del mar.

Solo usaban su curiosidad para adentrarse en el mar y buceaban a pulmón libre. Al principio Lucia aguantaba solo unos segundos sin salir a la superficie, pero a lo largo del verano fue aprendiendo a aguantar cada vez mas tiempo la respiración.

Pasaron los años y siguió conservando el amor por el mar. Al fin entro en la universidad, estudio biología y se especializo en los animales y en las plantas del mar. Hoy Lucia es una de las biólogas marinas mas famosas del mundo, que ha descubierto especies nuevas y todo tipo de maravillas en el fondo del océano. Cuando le preguntan, siempre recuerda aquel verano con su padre, cuando curiosamente aprendió a bucear.

Ir arriba